Ir al contenido
4/2/14

Sequías

La Real Academia Española la define como “Tiempo seco de larga duración. Durante el período de sequía, el agua disponible de una región geográfica se ubica por debajo de los parámetros habituales por lo que no resulta suficiente para satisfacer las necesidades de los seres humanos, plantas y animales”.

Desde la Meteorología se la define como “Condición climática anormalmente seca en un área específica que se prolonga debido a la falta de precipitaciones y que causa serio desbalance hidrológico”.


Tipos de sequía

Sequía meteorológica: Se define comparando la precipitación de un lugar y momento concreto del año, con la precipitación media de ese lugar para un período de tiempo muy largo. La definición es específica de cada lugar. En este caso se considera únicamente el factor objetivo de reducción de precipitación sin tener en cuenta los efectos de esa reducción en las reservas de agua, las necesidades humanas o la agricultura.

Sequía climática: Baja precipitación durante un período suficientemente largo (al menos más de un mes).

Sequía hidrológica: Se asocia con los efectos que provocan los períodos de poca precipitación sobre los niveles de los ríos, los embalses y los acuíferos (embalses de agua subterráneos). Normalmente suele notarse después de la sequía meteorológica: es decir primero disminuye la precipitación durante un tiempo y después empiezan a bajar los niveles de ríos y embalses. Este tipo de sequía afecta a los usos que dependen del nivel de agua de cursos superficiales: energía hidroeléctrica, usos recreativos, ecosistemas, industria, etc.

Sequía agropecuaria: Ocurre cuando no hay suficiente agua para que puedan crecer normalmente cultivos y pasturas. Esta sequía no depende sólo de la cantidad de agua que haya o que llueva, sino también de cómo se use el agua. La sequía agropecuaria se nota después de la sequía meteorológica (cuando disminuye la precipitación), pero antes de la sequía hidrológica (cuando descienden los niveles de agua en ríos, lagos y embalses).

Sequía socioeconómica: Ocurre cuando el agua disminuye hasta generar daños económicos o personales en la zona afectada por la escasez de lluvia. En general se presenta después de la sequía agropecuaria, pero en aquellas zonas donde la agricultura y el pastoreo son muy importantes para la subsistencia de poblaciones, la sequía agropecuaria marca por sí misma el comienzo de la sequía socioeconómica.


De acuerdo a la duración y a la frecuencia se tienen sequías de tipo estacional y sequías contingentes.

Las sequías de tipo estacional se presentan generalmente en regiones tropicales, en áreas con una temporada seca bien definida que sigue a períodos de lluvia. Cada año se espera esta sequía debido al comportamiento climático y corresponde con la estación seca en cada país.

Las sequías contingentes son aquellas que ocurren cuando hay ausencia de agua durante un período que normalmente es de abundante abastecimiento, debido a la variabilidad, principalmente interanual.