Ir al contenido
12/10/13

Inundaciones

En Uruguay se registraron más de 67.000 personas evacuadas en la década pasada debido a inundaciones. Es el evento más frecuente y con mayor impacto en nuestro país.

Una inundación es el avance de las aguas sobre zonas que habitualmente están secas. Puede producirse por el desborde de ríos, lagos y embalses a causa de lluvias torrenciales o por la rotura de diques o presas.  

Se identifican dos tipos de inundaciones: a) ribereñas, que son graduales y están asociadas a grandes cuencas y, b) de drenaje (conocidas en el norte del país como “enchorradas”), rápidas, urbanas y asociadas a pequeñas cuencas.

Las medidas de prevención más efectivas son, para el primer tipo, no habitar en las zonas inundables y, para el segundo, realizar las obras necesarias que permitan un desagüe efectivo.

En estos últimos años se ha trabajado activamente en la prevención y en la mitigación. En departamentos como Salto, Paysandú y Soriano se pudo construir viviendas en zonas no inundables. En Artigas,  Rivera, Cerro Largo y Durazno se afrontó el reasentamiento de numerosas familias que, sin apoyo estatal, no podrían escapar a la situación permanente de "evacuados potenciales".

Los mayores registros de personas evacuadas en Uruguay datan de 1959, con casi 45.000 desplazados. Ante el temor de que colapsara la represa de Rincón del Bonete, situada en el centro del país sobre el Río Negro, se evacuaron poblaciones enteras. Nunca volvió a producirse un número similar de damnificados, pero en 1997 y 1998, durante casi nueve meses, prácticamente todo el litoral del río Uruguay permaneció bajo agua a causa de copiosas y persistentes precipitaciones. Y en junio de 2001, en la ciudad de Artigas fueron evacuadas más de 5.000 personas (en una población de 44.608).

Las más graves de tiempos recientes tuvieron lugar en mayo de 2007, cuando fueron evacuadas unas 12.000 personas en tres departamentos (Durazno, Soriano y Treinta y Tres). Durazno sufrió entonces su mayor desastre de ese tipo en su historia. El desborde del río Yi obligó a que casi 20 por ciento de la población del departamento abandonara temporalmente sus hogares.

Hubo también fuertes inundaciones en el año 2009, cuando el país pasó en espacio de unos pocos meses de una fuerte sequía al exceso de lluvias: unas 6.000 personas fueron evacuadas entonces en departamentos del litoral, norte y noreste.