Ir al contenido
12/10/13

Fiebre Aftosa

La fiebre aftosa es una enfermedad viral, muy contagiosa, de curso agudo que afecta a los animales biungulados domesticos y salvajes; se caracteriza por fiebre y formación de vesículas principalmente en la cavidad bucal, hocico, espacios interdigitales y rodetes coronarios de las pezuñas.

Se caracteriza en la actualidad por ser la enfermedad animal para cuya prevención o combate se dispone de mayores recursos en el mundo. Su importancia deriva de los perjuicios directos en la  producción y productividad ganadera que genera implicaciones socioeconómicas, sobre todo en los mercados internacionales de animales, productos y subproductos de origen animal; así como los altos  costos públicos y privados invertidos para su prevención, control y erradicación.   

Hasta el año 2000 Uruguay era considerado por la Organización Internacional de Epizootias (OIE) como "país libre de aftosa sin vacunación". Esta calificación permitía a la industria cárnica nacional acceder a los mercados cárnicos no aftósicos.

No obstante, como consecuencia de la existencia de esta epizootia en regiones limítrofes, se detectó en octubre de 2001 un foco de aftosa en las cercanías de la ciudad de Artigas. El plan de respuesta que se adoptó en la época -que implicó erradicación con rifle sanitario, desinfección, inmovilización, y regionalización- permitió aislar ese foco y establecer una barrera sanitaria que impidió la propagación de la epizootia a los restantes departamentos.

Sin embargo, en abril de 2001 se registró un nuevo foco, esta vez en Palmitas, en el departamento de Soriano, que se diseminó rápidamente. Los esfuerzos realizados para detener su propagación fueron infructuosos, y Uruguay perdió en la OIE la calificación de “país libre de aftosa sin vacunación”. Los perjuicios económicos y sociales fueron muy importantes (desde pérdidas de ingresos por exportaciones al cierre de frigoríficos y el aumento del desempleo).

Desde 2001, el Sistema Nacional de Emergencias desarrolla una intensa actividad en la lucha contra la aftosa en coordinación y bajo dirección técnica del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y con la participación o apoyo de numerosos organismos públicos y privados.

Al día de hoy, en base a la vacunación, Uruguay ha erradicado nuevamente la aftosa, recuperando consecuentemente su situación sanitaria y accediendo nuevamente a buena parte de los mercados más exigentes.

De todas maneras, conviene estar informado sobre su diagnóstico, sintomatología y sobre las medidas preventivas existentes. Al pertenecer al llamado complejo de enfermedades vesiculares, y debido a la semejanza de la sintomatología y de los signos clínicos entre las enfermedades de este tipo y de otras llamadas confundibles, el diagnóstico de la Fiebre Aftosa debe siempre basarse observaciones clínicas, epidemiológicas y de laboratorio.