Ir al contenido
InicioRecomendacionesPrevención de la Aftosa
12/10/13

Diagnóstico clínico

En bovinos:

  • Los signos iniciales observados en animales infectados por virus de fiebre aftosa son fiebre, anorexia, escalofríos y reducción de la producción de leche durante 2-3 días. Posteriormente aparecen las vesículas, observándose chasquido de labios, rechinamiento de dientes, babeo, cojera, pateo o coceo, síntomas causados por vesículas (aftas) en las membranas de las mucosas bucales y nasales y/o entre las pezuñas y la banda coronaria.
  • Después de 24 horas de su aparición se produce la ruptura de las vesículas, dejando erosiones en las superficies afectadas. También pueden aparecer vesículas en las glándulas mamarias.
  • La recuperación suele producirse en un plazo de 8-15 días.
  • Complicaciones: erosiones de la lengua, superinfección de las lesiones, deformación de los cascos, mastitis y disminución permanente de la producción de leche, miocarditis, aborto, muerte de animales jóvenes, pérdida de peso permanente, pérdida del control térmico (“jadeo”).

En ovinos:

  • Las lesiones son menos pronunciadas. Pueden observarse lesiones en las almohadillas dentarias de los ovinos. Las lesiones podales, cuando existen, pueden pasar desapercibidas al examen clínico. La agalactia es característica en ovinos y caprinos lecheros.
  • Puede ocurrir muerte de los animales jóvenes.

En porcinos:

  • Pueden desarrollar graves lesiones en las patas, sobre todo cuando se encuentran en locales de hormigón. Se observarán también vesículas o ampollas en paladar, ubre, lengua, velo del paladar, pezones, encías, labios corion de los espolones, mejillas, hocico, espacios interdigitales, bandas coronarias
  • Es frecuente una alta mortalidad en los cerditos.
  • El cerdo tiene un papel relevante en la vigilancia epidemiológica de fiebre aftosa, al multiplicar pequeñas cantidades de virus que haya ingresado la mayoría de las veces por su vía digestiva (multiplica 3000 veces más virus que un bovino) y no es portador de virus luego de su recuperación clínica.

 

Vías de ingreso del virus:

  • Ingestión de material orgánico contaminado con el virus (desperdicios, despojos de mataderos, residuos de restaurantes, etc.).
  • Contacto con animales enfermos.
  • A través de medios de transporte, personas, bolsas de ración o instrumental veterinario contaminado.

 

Recomendaciones:

  • Ante cualquier sospecha, dar aviso de inmediato al Servicio Ganadero Zonal o Local de su departamento, no movilizar animales ni productos, evitar el movimiento de personas, animales y vehículos en su establecimiento, esperar a los técnicos de los Servicios Ganaderos del MGAP.
  • Cocinar por más de una hora los alimentos que contengan residuos orgánicos.
  • No olvidar que el virus permanece en la médula ósea por mucho tiempo.
  • Adoptar medidas de desinfección permanentes en los ingresos al predio.
  • No ingresar cerdos de procedencia desconocida y sin cuarentenarlos.
  • Restringir el ingreso de personas.

 

Contingencia:

  • Ante la sospecha se notifica al Servicio Ganadero Zonal o Local.
  • El Servicio Veterinario Oficial podrá desestimar la sospecha o mantenerla como sospecha fundamentada (se considera como sospecha fundamentada, el cuadro clínico compatible con fiebre aftosa de ser observados síntomas y signos descriptos más arriba).
  • El Servicio Veterinario Oficial podrá confirmar la sospecha únicamente por estudios epidemiológicos de campo y laboratorio.
  • Si se confirma se activa el Sistema Nacional de Emergencia Sanitaria Animal (SINAESA) hasta su erradicación.
  • Mientras se espera la confirmación del laboratorio:
    • Comunicar a las autoridades locales y centrales para coordinaciones.
    • Disponer la interdicción policial del predio.
    • Cerrar el área en coordinación con los Ministerios del Interior y Defensa Nacional.
    • Restringir la salida del predio afectado de personas y otros elementos que puedan vehiculizar virus a otros lugares (principalmente personas de otros establecimientos ganaderos o que por su trabajo están relacionados con la agropecuaria).
    • El veterinario oficial actuante adopta in situ las siguientes medidas adicionales:
      • Limpiar y desinfectar el equipo, materiales y transporte utilizado, a la salida de/los lugar/es infectados.
      • Eliminar la ropa de trabajo descartable utilizada o introducirla en una bolsa de nylon para su posterior esterilización.
      • Si se trata de un tambo, avisar inmediatamente a la planta receptora de la leche, para que adopte las medidas correspondientes.
      • Elaborar un informe de la sospecha fundada.
      • Informar al coordinador regional.
      • Este notificará a la DSA (División Sanidad Animal) y supervisará las investigaciones epidemiológicas.