Ir al contenido
InicioConceptos BásicosAdaptación al cambio climático
12/23/14

Adaptación al cambio climático

En Uruguay se han encontrado evidencias que parecen confirmar un significativo aumento de la precipitación media y de los eventos extremos de precipitación, una leve disminución de las temperaturas máximas anuales y un aumento en las temperaturas mínimas absolutas.

Al nivel global, el cambio climático está alterando la temperatura media, el nivel del mar y las temporadas y cantidad de precipitaciones. Además, contribuye a que sean más frecuentes, intensas e impredecibles algunas amenazas meteorológicas como sequías, ciclones tropicales, inundaciones y olas de calor.

Por lo tanto, la adaptación al cambio climático implica: a) adaptarse a cambio graduales en la temperatura media, el nivel del mar y las precipitaciones; y b) reducir y gestionar riesgos asociados a eventos meteorológicos extremos que, en algunos lugares del mundo, serán más frecuentes, intensos e imprevisibles, incluidos aquellos que quizás no tengan precedentes históricos.

Pero debemos recordar que la forma en que una sociedad se adapta a su entorno climático es consecuencia de su desarrollo; es una construcción social que no está determinada por el medio ambiente. Como señala el Informe GAR 2011:

Aunque hoy el foco de la atención se dirige hacia el modo en que el cambio climático está alterando las amenazas meteorológicas, a corto plazo los riesgos climáticos vendrán determinados tanto por los actuales patrones de riesgo y la creciente exposición de personas y activos como por el cambio climático mismo. Desde esta perspectiva, la tendencia actual a caracterizar los desastres meteorológicos como manifestaciones del cambio climático minimiza la importancia de los factores subyacentes del riesgo y puede provocar que las políticas públicas y la planificación sigan una dirección equivocada.

Como sucede con la Gestión de Riesgos en general, el reto de la adaptación a los extremos climáticos exige prestar una mayor atención a los factores subyacentes del riesgo, reducir la vulnerabilidad y fortalecer las capacidades de gobernanza del riesgo. Si se reducen los riesgos de desastres, se reducirá también el efecto magnificador del cambio climático y la adaptación será más fácil”.