Ir al contenido
InicioComunicaciónArchivo de noticias
10/10/17

Con una importante participación ciudadana se llevó a cabo el primer encuentro nacional de voluntariado del SINAE

El sábado 7, se realizó la primera jornada de trabajo presencial con las personas interesadas en realizar acciones voluntarias en el SINAE.

El sábado 7, en la Torre de las Telecomunicaciones de ANTEL se realizó, a sala llena, la primera jornada de trabajo presencial con las personas interesadas en realizar acciones voluntarias en el SINAE. A partir de este encuentro, más 400 personas de todos los departamentos, de diferentes edades y perfiles, iniciaron un proceso de capacitación virtual.

La convocatoria a participar de esta experiencia tuvo su génesis a través del Programa de Voluntariado del MIDES. De las 4000 personas que se inscribieron, 1500 manifestaron interés en realizar acciones voluntarias en el SINAE. De este total, alrededor de 400 participarán de un proceso de capacitación y unas 200 asistieron a la primera jornada presencial el pasado sábado 7 de octubre.

La apertura del encuentro estuvo a cargo del Prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, del Director del SINAE, Fernando Traversa y del Director de Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), Matías Rodríguez, quien además preside el Programa Nacional de Voluntariado de dicho ministerio.

Juan Andrés Roballo destacó la importancia que ha tomado el voluntariado en nuestro país y  “que tenemos la obligación de canalizar” ya que el involucramiento de todas las personas públicas y sistemas, es vital a la hora de enfrentar situaciones de emergencia. Para el jerarca el voluntariado es uno de los “valores que debemos promover en la sociedad”.

Además, aseguró que el Uruguay cuenta con el marco jurídico adecuado a través de la Ley de Voluntariado, al tiempo que rescató la importante  participación de los jóvenes.

Por su parte el Director Nacional del SINAE, Fernando Traversa se refirió a la amplitud de la convocatoria para participar de este Programa en el entendido de que el Sistema “se construye con la participación de todos los organismos del Estado, los departamentos, los municipios y las personas, porque para gestionar los riesgos lo primero que debemos es promover una cultura de gestión”.

En este sentido Traversa expresó que confía en esta nueva oportunidad de trabajo y que para la próxima temporada estival, se cuente con un número importante de voluntarios que desarrollen tareas en la prevención de una cultura de cuidados durante el verano. El objetivo que se plantea el SINAE es contar con una red de personas voluntarias con capacidad de intervención y monitoreo que puedan llevar adelante acciones de voluntariado en todo el país.

Luego de esta instancia, las personas voluntarias realizan un proceso de capacitación a distancia a través de la Plataforma Educativa Virtual del SINAE, que incluye un acercamiento al funcionamiento y misión del SINAE, al marco normativo e institucional y a conceptos clave de la GIR (Gestión Integral del Riesgo).

Finalizada la fase virtual, se llevarán a cabo otras capacitaciones presenciales sobre temáticas más específicas, que se desarrollarán en conjunto con otras instituciones.

Por un lado, un grupo trabajará en torno a las fases previas a la emergencia y se volcará a la promoción de la cultura de gestión de riesgos en lo ambiental en un acuerdo con el Área de Educación Ambiental del Ministerio de Educación y Cultura, con base en la Guía Familiar con la que cuenta el Sistema (orientación, alertamiento temprano).

Por otro lado, un segundo grupo trabajará en torno a las fases posteriores a la emergencia, formando voluntarios “risalientes” en acuerdo con la cooperativa artística “Payasos Medicinales”, una organización con amplia experiencia que trabaja en contextos hospitalarios y que en su momento también aportó su apoyo tras el tornado de Dolores.  Se procura que estos voluntarios encuentren en el humor una herramienta de resiliencia para afrontar de mejor forma situaciones de particular vulnerabilidad, en un abordaje distinto de la dimensión psicosocial del riesgo o emergencia.