Ir al contenido
InicioCapacitaciónPlan de capacitación
12/12/12

Plan de capacitación y formación continua

Objetivos Generales:

  • Contribuir al desarrollo y fortalecimiento de las capacidades y competencias individuales y colectivas de los agentes del Sistema Nacional de Emergencias, desde un enfoque integral de la gestión de riesgo y en concordancia con los planes a nivel departamental y nacional que se determinen.
  • Promover el desarrollo de competencias individuales y colectivas que contribuyan al proceso de mejora permanente de las capacidades del Sistema Nacional de Emergencias.
  • Promover el relacionamiento externo que posibilite la potenciación de las oportunidades de formación y capacitación, así como la indagación sostenida para la mejora de las capacidades formativas del Sistema.

 

Objetivos Específicos:

  • Realizar acciones de capacitación y formación continua que alcancen amplia cobertura y contemplen a la diversidad de los agentes del Sistema a nivel nacional y departamental.
  • Propiciar la gestión descentralizada de la capacitación y la oferta educativa basada en modalidades semipresenciales de educación a distancia.
  • Desarrollar una Plataforma Educativa Virtual y el diseño de materiales educativos multimedia.
  • Consolidar un equipo técnico y administrativo encargado de la gestión de la capacitación y la formación continua.

 

Supuestos pedagógicos y metodológicos

Los enfoque teóricos recientes, focalizados en el estudio del aprendizaje de los adultos, consideran la reflexión como una idea central para el ciclo del aprendizaje, que constituye el mecanismo esencial mediante el cual la gente explora sus experiencias de manera consciente para lograr dirigirse hacia una nueva comprensión y un nuevo comportamiento (Mezirow, 1981; Carr & Kemis, 1986; Pain 1996; Schön 1998; Uscher-Bryant 2000,Torres Santome 2007, Schank 2009).

La posibilidad de recordar, comprender y usar activamente el conocimiento mediante experiencias de aprendizaje en las que las personas reflexionan sobre lo que están haciendo y aprendiendo aumentan superlativamente

El proceso de enseñanza y de aprendizaje reflexivo implica un proceso complejo y sistemático de marchas y contramarchas que requiere dispositivos metodológicos que se encuentren en consonancia con los tiempos de aprendizaje, las capacidades y requerimientos de las personas que aprenden.

La capacitación ya no depende, en última instancia, de lo que el docente, el orientador, el supervisor enseña, sino de la capacidad del transferencia del adulto que aprende en situaciones surgidas en el ámbito de su actuación cotidiana.

El aprendizaje se torna un fenómeno colectivo situado en un contexto de acción determinado, es entendido como “el proceso amplio -planeado o no- de generación de conocimientos, que llevan a la generación de nuevos desempeños compartidos y disponibles para ser puestos en acción”[1].

Surge la noción de aplicabilidad de lo aprendido como elemento esencial del proceso de desarrollo de competencias, habilidades y conocimientos. Aplicabilidad basada en el nivel de pertinencia de los contenidos expuestos en las distintas instancias de formación, y en el nivel de significación alcanzados por estos en el marco de un proceso de planificación de las acciones requeridas para el dominio de un campo de experticia.

En tal sentido, los contenidos de la capacitación adquieren centralidad en el diseño de los planes de capacitación y formación continua de adultos, ya que para generar aprendizajes significativos, es necesario reconocer y partir del conocimiento previo de los adultos, desde el punto de vista individual, colectivo y del contexto institucional y laboral específico.

Desde esta perspectiva, debemos centrar nuestra reflexión pedagógica, abordando principalmente el qué de la capacitación, sus contenidos fundamentales para la mejora de la arquitectura organizacional y el desarrollo institucional del SINAE.

Así la capacitación permanente y a los largo de la vida adulta, asume un rol principal en la dinámica de las organizaciones y conlleva una indagación sostenida de las competencias requeridas para el cumplimiento de la misión, los fines u objetivos sectoriales de las organizaciones. Cabe entonces una breve aproximación conceptual que establezca los tipos de contenidos culturales que son puestos en juego al momento del aprendizaje individual y colectivo en la formación continua del adulto.

El SINAE se configura en base a un conjunto de principios fundamentales expresados en el art. 3º de su ley de creación, que hacen referencia a la solidaridad, la planificación, la descentralización de la gestión, entre otros, encontrando el principio de integralidad[2]una fuerte consonancia con el enfoque metodológico propuesto en el PCF, estableciendo los vectores necesarios para la determinación de competencias que orientan la acción educativa.

Para ello nos situamos desde el enfoque de desarrollo de competencia entendida como: “...un saber actuar en un contexto particular, combinando y movilizando un conjunto de recursos pertinentes (conocimientos, atributos, habilidades, recursos del entornos...) para realizar actividades (profesionales) de acuerdo con ciertas exigencias (profesionales), a fin de producir resultados para un destinatario que satisfagan ciertos estándares de desempeño” (Le Boterf, 2000)[3].

Inscripto en la metodología de desarrollo de competencias este Plan pretende, a través de un abordaje interactivo, contribuir a la descripción e interpretación de las potencialidades y capacidades individuales y colectivas requeridas para un adecuado desempeño de los agentes integrantes del Sistema.

Obedece en suma, a un enfoque pedagógico y metodológico de la Capacitación y la Formación Continua entendidas como: un proceso permanente de reflexión y acción sobre las circunstancias de la actividad requeridas para las distintas circunstancias que deberán enfrentar los agentes en la dinámica del Sistema Nacional de Emergencias.

Debe constituirse en un dispositivo flexible que brinde la posibilidad de acceder a información-formativa, alcanzando su comprensión y aplicabilidad, una configuración reticular que  potencialice las competencias individuales y colectivas en procura de la mejora permanente del desempeño del Sistema Nacional de Emergencias.

 


---------------------

[1] Gore Ernesto. “ Conocimiento Colectivo. La formación en el trabajo y la generación de capacidades colectivas”. Ed. Granica S.A. Bs. As. 2003. pág. 23

[2] “la estrategia de acción integral para la reducción de riesgos, es decir de prevención, mitigación, atención, preparación, intervención, rehabilitación y recuperación en situaciones de desastres, que adopten en el SNE se apreciarán y evaluarán  en su conjunto, sin perjuicio de las competencias y responsabilidades que correspondan, y sus niveles y sectores de intervención asignados.” Ley 18.261. art. 3 lit. E

[3] en Schvarstein Leonardo “La Inteligencia Social de las Organizaciones. Desarrollo de las competencias necesarias para el ejercicio efectivo de la responsabilidad social” Ed. Piados. Bs. As. 2003:70